lunes, 7 de julio de 2014

Con respecto al mundial 2014...

Con toda esta fiebre del mundial, quienes no tenemos la suerte de ver a nuestra selección en ella, adoptamos un país y hasta parece que nos hubiésemos nacionalizado. Somos peruanos - alemanes, holandeses, argentinos y brasileños. Cuando veo el Facebook, la gente que realmente se toma en serio las cosas del fútbol se pelea en defensa de un jugador, se molesta con el árbitro, sufre cada minuto de un partido que no es de su país e idolatra y juzga severamente a los jugadores por acciones que no sabemos si son reales o fueron creadas por las redes sociales.
Así, hace algunas semanas Messi fue odiado por no saludar a un niño, luego él aclaró que no lo hizo a propósito y después la gente empezó a alabarlo porque en realidad ama a los niños y los ayuda. Pasó de ser odiado a amado. Después apareció otro video donde se ve que nuevamente Messi ignora al niño y otra vez la gente se le viene encima.
Cristiano Ronaldo fue humillado porque no brilló en el campeonato, pero luego se convirtió en un ser excepcional cuando dijeron que se había cortado el pelo igual que un niño que había sido operado de un tumor. Escuché que todo esto no era real... bueno, ¿alguien sabe qué es real hoy en día?
La gente llora por Neymar porque le golpearon muy fuerte e insulta al colombiano y a su hija porque Neymar no podrá jugar contra Alemania. ¿Acaso la hija tiene la culpa de algo?
James Rodriguez también es un héroe y el pobre Manco, que ya a nadie le importaba, volvió a ser mencionado en las redes sociales, como un perdedor. Y nos encanta disfrutar de los éxitos de los otros, porque nosotros no llegamos otra vez al mundial, pero nos encanta más destruir lo nuestro y nos divierte ver cómo un peruano es un perdedor.
Y tras decir todo esto, me voy a dormir para poder estar tranquila mañana, pintarme la cara con los colores de Brasil, poner una bandera argentina en mi ventana, soñar despierta con Van Persie y seguir pensando... ¿Cuándo llegará Perú al mundial?