sábado, 15 de marzo de 2014

SIN CASTIGOS NI PREMIOS

Hoy estaba leyendo el libro "Crecer con confianza" de Justine Mol, la portada dice "Educar sin castigos ni recompensas". Esto me dejó pensando si es posible educar de esa manera o si son necesarios los premios y castigos. Cuando se habla de castigos no se refiere a los golpes, sino a palabras de desaprobación o miradas de decepción, y cuando dice premios, se refiere a tanto lo material como a elogios.
Pienso que vivimos condicionados por los premios y castigos. Premios de todo tipo y para todas las edades. Para los niños, regalos si pasan el examen, stickers y caritas felices si hicieron bien una actividad, tickets que pueden ser cambiados por peluches u otros juguetes, y para los adultos premios como el sistema de acumulación de puntos al comprar para luego ser canjeados por productos, o los billetes de un resort que recibes cada vez que realizas una actividad y que finalmente te permiten participar en una subasta con grandes regalos...
Me considero una adulta cronológicamente pero con el espíritu de una niña competitiva que ama los premios. Me da un poquito de vergüenza reconocerlo pero es la verdad y me gusta recibir premios materiales o no. Por ejemplo el reconocimiento en el trabajo a través de una felicitación oral o escrita, un trofeo, un regalo, dinero... sí, tengo que admitir que  a veces funciono mejor cuando hay un estímulo. ¿Será que soy así porque así aprendí en la escuela? ¿Será normal o será que la sociedad cree que esto es lo normal y vivimos equivocados?
Y luego pienso en los castigos... ¿La gente respetaría las señales de tránsito o manejarían mejor de no haber una multa? ¿toda la gente iría a votar libremente si no fuera obligatorio? ¿la gente seria menos corrupta si no fuese penado por la ley? Al parecer aún no estamos preparados para vivir sin castigos. ¿Pero será que no lo estamos porque siempre hemos dependido de ellos desde que somos pequeños?
Entonces, me pongo a pensar en los niños. ¿Será posible educarlos sin premios? Me gusta la idea de educar con la empatía y la confianza. Me gusta explicar a los niños el porqué de las cosas,que entiendan y que hagan lo que quieran sabiendo por qué lo hacen, que no esperen nada a cambio, que lo hagan por convicción propia... pero ¿es posible? y si es posible ¿cómo hacerlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario