domingo, 21 de abril de 2013

DA LA MANO A TU HERMANO, DA LA MANO...

Sábado 7 y algo de la mañana. Me despierto con la música de una iglesia adventista. Bueno fuera una música, es en realidad el ensayo para los cantos que durarán todo el día. Yo respeto su religión, sus costumbres y sus ritos. Ellos no respetan que soy de otra religión y que dormimos hasta más tarde los sábados. Durante la construcción de esa iglesia toleré sus cánticos porque aún no tenían ventanas, pero ahora las tienen y a pesar de eso sigo escuchando el Ohhh Ohhh Ohhhhh Ohhhhh... Me doy cuenta que están evangelizando al subconsciente cuando me encuentro sin querer tarareando sus canciones de iglesia.

Durante su construcción... ¡cantemos! 

Domingo, 7 de la mañana. Al parecer estos empiezan más temprano. Son de la iglesia Dios es amor y también ponen su música, qué falta de respeto. Se predica con el ejemplo. Si tanto hablan de amor, que empiecen por acciones simples como el respeto al otro. Primero, respétame y déjame descansar el fin de semana, y después ven a mi puerta a hablarme de Dios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario