viernes, 2 de marzo de 2012

PRIMER DÍA DE CLASES

En muchos colegios, las clases empezaron ayer; en otros empezarán el lunes. ¿Tan rápido ya pasaron 2 meses?, dicen los más flojos, ¡Por fin! dicen los padres que ya se cansaron de compartir el tiempo con sus adorados hijitos. ¡Otra vez a empezar con lo mismo! dicen los profesores aburridos de su trabajo. Cada uno tiene sentimientos encontrados cada vez que tenemos que empezar una nueva etapa.
A mí siempre me gustó ir al colegio. Hoy, ese recuerdo es una mezcla de alegría, nerviosismo, emoción, temor... una mezcla de todo.
Nunca tuve que cambiar de colegio, por eso nunca fui la "nueva". El primer día de clases veía a los nuevos y sentía un poco de pena por ellos; sus rostros asustados, en medio de la bulla y el escándalo que hacíamos los que ya nos conocíamos.
Me pongo a pensar en ellos e imagino lo difícil que debe ser llegar a un lugar distinto, con chicos que no conoces, sentirte observada y saber que el profesor o la profesora te hará poner de pie para que te presentes  frente a 25 alumnos. Difícil, también porque sabes que luego serás parte de los comentarios de las chicas del salón: "Oye, el nuevo es buena gente" "No me cae la nueva, parece creída...".
Y hoy escribo esta entrada pensando en los "nuevos", en mis alumnos de español que han dejado a sus amigos en otros países lejanos y no tan lejanos, a aquellos alumnos que han llegado al Perú hace poco y tienen miedo a lo que vendrá, a aquellos niños que recién están aprendiendo el idioma y la vida les obliga a enfrentar una situación nueva, muy complicada.
Esta entrada está dedicada a ellos (por orden alfabético) a Ashley, a Gabi, a Joao, a Letizia, a Shunsuke...
¡Les deseo un bonito día en la escuela! Y si no lo es, paciencia... mañana será mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario