lunes, 5 de marzo de 2012

Sí, qué difícil es hablar el español...

Un video que me gustó mucho.
Me hubiese gustado algunas palabras en el español de Perú, pero no importa. Aquí hay muchísima información.


viernes, 2 de marzo de 2012

ASIENTO RESERVADO... ZZzzzZZZZZzzz

Estamos en el micro. Estamos parados, pero no somos demasiados. Es soportable, no es hora punta aún. El micro abre sus puertas, se acerca una embarazada a la puerta trasera y la puerta se cierra en su cara, golpeándola. Alguien grita y le abren nuevamente las puertas. Sube con dificultad con una barriga de 7 meses. La gente se hace la loca. Algunos se hacen los dormidos, increíble cómo en pocos segundos llegan a un estado de sueño profundo del que nadie los puede despertar.
Nadie le da el asiento y todos siguen viviendo su vida. Le digo a un señor: ¿Podría darle el asiento, por favor? Él me mira con odio. "Está embarazada", le digo. Refunfuñando se pone de pie y murmura. "Yo ya iba a bajar", "ya me faltaba poco para bajar". Yo pienso, "con mayor razón, si dices que ya vas a bajar por qué carajo no le diste el asiento sin que te lo pidiera".
Él sigue odiándonos. A mí más por haberle hecho ponerse de pie 3 cuadras antes de llegar a su destino, a la embarazada por salir embarazada y viajar en micro, y al bebé por causar ternura y un poco de sensibilidad.

ENTRE ÁRBOLES Y COMBIS

Ahora disfruto viendo plantas. Me encantan. Paso tanto tiempo caminando en los parques porque tengo que hacer tiempo entre una clase y otra, y he aprendido a sentirme relajada rodeada de árboles y plantitas.
Luego sigo mi caminata y salgo de esos parques tan bonitos de San Isidro. Vuelvo a mi realidad, es Edwin Sierra, Cumbias y Risas aún no ha terminado y yo ya estoy en la combi yendo a mi siguiente destino.

¿QUÉ MÉTODO ES EL MEJOR PARA ENSEÑAR?

Cuando estudiaba en el Instituto, nos enseñaron que el aprendizaje tiene que ser significativo. Nos hablaron de Ausubel... luego nos enseñaron a programar una clase siguiendo una estructura. Nuestra clase tenía que tener una motivación, los alumnos tenían que descubrir, inferir, construir sus definiciones. Sí, me gustó mucho programar de esa forma y pensé que era la mejor manera de enseñar.
El tiempo me ha ido enseñando y sigo aprendiendo que no existe una forma única, un método perfecto. De pronto tienes alumnos que no responden con los pasos que has programado. No les interesa lo que estás haciendo, entonces cambias de estrategia y aunque eso no es lo que han enseñado por mucho tiempo en el instituto, te da mejores resultados. Bien, ese es el mejor método, el que funciona con tus alumnos.

PRIMER DÍA DE CLASES

En muchos colegios, las clases empezaron ayer; en otros empezarán el lunes. ¿Tan rápido ya pasaron 2 meses?, dicen los más flojos, ¡Por fin! dicen los padres que ya se cansaron de compartir el tiempo con sus adorados hijitos. ¡Otra vez a empezar con lo mismo! dicen los profesores aburridos de su trabajo. Cada uno tiene sentimientos encontrados cada vez que tenemos que empezar una nueva etapa.
A mí siempre me gustó ir al colegio. Hoy, ese recuerdo es una mezcla de alegría, nerviosismo, emoción, temor... una mezcla de todo.
Nunca tuve que cambiar de colegio, por eso nunca fui la "nueva". El primer día de clases veía a los nuevos y sentía un poco de pena por ellos; sus rostros asustados, en medio de la bulla y el escándalo que hacíamos los que ya nos conocíamos.
Me pongo a pensar en ellos e imagino lo difícil que debe ser llegar a un lugar distinto, con chicos que no conoces, sentirte observada y saber que el profesor o la profesora te hará poner de pie para que te presentes  frente a 25 alumnos. Difícil, también porque sabes que luego serás parte de los comentarios de las chicas del salón: "Oye, el nuevo es buena gente" "No me cae la nueva, parece creída...".
Y hoy escribo esta entrada pensando en los "nuevos", en mis alumnos de español que han dejado a sus amigos en otros países lejanos y no tan lejanos, a aquellos alumnos que han llegado al Perú hace poco y tienen miedo a lo que vendrá, a aquellos niños que recién están aprendiendo el idioma y la vida les obliga a enfrentar una situación nueva, muy complicada.
Esta entrada está dedicada a ellos (por orden alfabético) a Ashley, a Gabi, a Joao, a Letizia, a Shunsuke...
¡Les deseo un bonito día en la escuela! Y si no lo es, paciencia... mañana será mejor.