miércoles, 25 de mayo de 2011

MOTIVAR LA LECTOESCRITURA

Tengo alumnos a los que les doy clases particulares, una de ellas es una niña de 6 años que está aprendiendo a leer y escribir, y otro alumno está en 3° grado y ha llegado de Japón, por lo cual también presenta dificultades con la lectoescritura.
A la más pequeña ya la están aburriendo con repeticiones de oraciones sin sentido y fuera de contexto, y al niño le han creado una aversión por el curso de Comunicación al que no le encuentra ninguna utilidad. Así que un día le conté a la niña acerca del otro alumno y le dio curiosidad saber más de él. Aproveché esta inquietud que tenía y la animé a que le escriba una pequeña carta. (Sin estar corrigiéndole cada error sino incentivándola a que escriba y pregunte lo que más le interesaba saber) Al día siguiente, llegué a la casa del niño quien se sorprendió al recibir la carta de una niña extraña para él. La leyó con curiosidad, se rio y se puso de inmediato a responderle.
Hoy llevé la carta con la respuesta y la niña estaba muy contenta. Quería saber qué le había dicho el niño. También le causó gracia lo que el niño le contaba: que no le gustaba ir al colegio porque le dejaban muchas tareas y ella le escribió que sí le gustaban las clases por los juegos que hacían. Se animó a preguntarle cómo era su colegio y ahora está a la espera de la respuesta. Ha surgido en ellos esa necesidad de leer para entender y escribir para comunicarse.
Le recomendé a la mamá de la niña que para animarla a leer y escribir recurra a acciones sencillas como dejarle notas en la refrigeradora. Por ejemplo: "Te he dejado una sorpresa en la sala. Búscala", "Hoy llegaré tarde pero en la noche jugaremos", etc.
Para animar a leer y escribir hay muchas técnicas a las que se pueden recurrir y las acciones pequeñas, las actividades reales y significativas resultan muy útiles para ellos.

1 comentario:

  1. Me encanta esta forma para animar a los niños a leer y escribir. Qué buena idea!

    ResponderEliminar