martes, 17 de mayo de 2011

EL LIBRO DE RECLAMACIONES

La palabra "reclamaciones" me sonaba rara. ¿Por qué no se llama el libro de reclamos? Así que busqué en el Diccionario de la Real Academia Española y esto fue lo que encontré:

reclamo

1. m. Ave amaestrada que se lleva a la caza para que con su canto atraiga a otras de su especie.
2. m. Voz con que un ave llama a otra de su especie.
3. m. Instrumento para llamar a las aves en la caza imitando su voz.
4. m. Sonido de este instrumento.
5. m. Voz o grito con que se llama a alguien.
6. m. Señal hecha en los impresos o manuscritos para atraer la atención del lector.
7. m. Propaganda de una mercancía, espectáculo, doctrina, etc.
8. m. Cosa que atrae o convida.
9. m. Impr. Palabra o sílaba que solía ponerse en lo impreso, al fin de cada plana, y era la misma con que había de empezar la plana siguiente.

Mientras que la palabra "reclamación" dice:

reclamación.
(Del lat. reclamatĭo, -ōnis).

1. f. Acción y efecto de reclamar.
2. f. Oposición o contradicción que se hace a algo como injusto, o mostrando no consentir en ello.

Entonces, ¿por qué todo este tiempo hemos estado diciendo "quiero hacer un reclamo y no una reclamación"? Si no hubiese sido por este libro, hubiese pensado que la palabra reclamación no era correcta.

2 comentarios:

  1. Oh muy buena tu aclaración! un párrafo de cultura para la gente, deberías mandárselo a los estudiantes de las universidades que salen el reportaje depreguntas de cultura general!!!

    ResponderEliminar
  2. jajaja es cierto, qué feo ese reportaje no?

    ResponderEliminar