domingo, 22 de mayo de 2011

DOCTORA CORAZÓN

7.30 pm, caminando rápidamente por las calles de Miraflores, evitando llamar la atención de posibles ladrones. De pronto veo a un policía que custodia un cajero automático. "Disculpa, mamita, ¿qué hora es, ah?" Le respondo con cierto fastidio por el hecho que me diga mamita: "Las 7 y media". Sigo caminando y me dice: "Señorita, espere, un favorcito". Mi corazón late rápido y creo que me va a decir: "Esto es un asalto, dame tu cartera". Tiene uniforme, puedo ver su nombre, está afuera de un banco, pero ya ni creo en policías uniformados. Miro alrededor y no hay nadie, lo cual también asusta. Y él continúa: "Tengo un problemita y quería preguntarle algo". Dios mío, qué hago, ¿sigo caminando, empiezo a correr, será algún intento de violación? La curiosidad me gana y volteo. Entonces me confiesa lo que tanto le atormenta: "Verá señorita, tengo una novia y estoy a punto de comprometerme, pero no sé... yo tengo 44 años, todavía me veo joven ¿no? y me gustaría que me responda con mucha sinceridad, como mujer que es, sin faltarle el respeto porque yo jamás le falto el respeto a las mujeres...". Y lanza la pregunta: "¿Usted considera que a los 49 años una mujer ya es vieja?" Sonrío y le digo que no. Su rostro se ilumina y sigue hablando: "Claro, a los 49 años todavía no se es vieja, a los 70, 80, ahí sí ¿no? Sólo quería saber eso, su opinión... a mi tampoco me parece que fuera vieja... ay qué bueno escuchar eso... yo no soy ningún enfermo pero me pregunto cómo será en la parte sexual, ella no es vieja pero..." Le respondo que he escuchado que incluso es mejor a esa edad. Nuevamente aparece su sonrisa y la calle se ilumina con la gran noticia que acaba de escuchar. "Sí, entonces es cierto, yo también he escuchado eso... Es bueno estar con alguien mayor, con experiencia... mi novia es muy buena y sí, sí... qué bueno escuchar eso, gracias por aconsejarme..."
Me doy la vuelta y le deseo suerte, y me pregunta si trabajo cerca para que me pueda contar el desenlace de su historia de amor. Le respondo que no, sólo estoy de paso. "¡Qué pena! realmente me gustaría contarle cómo me fue...", sonríe aliviado y se queda pensando en su futura esposa. Yo sigo caminando cada vez más confundida y aliviada también que esto sólo haya sido una consulta tipo Doctora corazón...

1 comentario:

  1. Que curioso hecho, realmente ese policía sabía a quién le preguntaría jajaja, yo hubiera corrido sin responderle y hacerle caso, pero tú fuiste valiente, porque arriesgaste... y gracias a Dios no pasó nada.. te tendré en cuenta para mis problemas de amores jajaja.

    ResponderEliminar